lunes, 16 de diciembre de 2013

LAS AUTORAS PERDIDAS DE LA GENERACIÓN DEL 27

 Este curso celebramos a nivel andaluz el aniversario de los 100 años de la publicación de Platero y yo.

Pero ¿Cómo separar a Juan Ramón de su Zenobia? Esta mujer, como muchas otras de su época, tuvieron que vivir a la sombra de sus maridos en una sociedad que no apreciaba sus propias obras por tratarse de autoras femeninas.Un ejemplo de ello es la adjudicación de la primera traducción de Tagore al español que se otorga solo a JR Jiménez cuando él no entendía el inglés, sin embargo Zenobia lo hablaba desde niña.

Así lo expresaba la misma Zenobia: “…Después de todo, yo soy, en parte, dueña de mi propia vida, y Juan Ramón no puede vivir la suya aparte de la mía. Y yo no acabo de ver ningún ideal que valga el arrojar una vida, pese a todo lo que se proclama. En esta empresa nuestra, yo siempre he sido Sancho”.